CÓDIGOS POR LOS QUE SE REGÍAN

Escritura para enrolarte en un barco pirata


LA COFRADÍA DE LOS HERMANOS DE LA COSTA

 

La Cofradía de los Hermanos de la Costa era una asociación de bucaneros del siglo XVII que había fijado su centro de operaciones en La Tortuga, pequeña isla al noroeste de La Española, actual Haití - República Dominicana. La máxima autoridad la ostentaba el Gobernador o Almirante, que era elegido por votación de todos los filibusteros.

 

Esta hermandad fijó el reparto de botines, las indemnizaciones por heridas de combate y hasta se hizo cargo de viejos piratas que no podían mantenerse por sí mismos. De los botines apresados por los navíos piratas en aguas caribeñas, la Cofradía se quedaba para el fondo común con la parte que correspondía a los marineros que habían causado baja.

 

En 1662 presidía la Cofradía Edward Mansvelt que nombró como lugarteniente suyo a Henry Morgan. Cinco años más tarde y después de morir Mansvelt, posiblemente por envenenamiento, el título de Almirante de la Cofradía recayó sobre el pirata y corsario inglés.

Capitán Juan el Mellizo, de Cabo de Palos

 

Reglamento de los Hermanos

Reparto del botín

Indemnizaciones a los lisiados

Capitán David William Ashton, de Liverpool

 

NORMAS DEL CAPITÁN BARTHOLOMEW ROBERTS

El capitán Bartholomew Roberts nació en el País de Gales, en los alrededores de Haverfordwest, Pembrokeshire.

 

No se inició en la piratería hasta 1719, cuando el buque negrero Princesa en el que viajaba como maestre es abordado y capturado por Howel David, también galés, y Roberts decide unirse al pirata. Pocas semanas después muere Howel y Roberts es aclamado capitán. En su discurso de aceptación del cargo expresa su agradecimiento a la tripulación diciendo: "Es más honroso ser comandante de piratas que un simple hombre vulgar". E hizo honor a su palabra: era un hombre religioso, cruel con los prisioneros, prohibía jugar a las cartas a bordo y, para abordar a los enemigos, se vestía con las ropas más elegantes. Entre 1719 y 1722 capturó más de 400 naves.

 

Roberts era muy estricto con la disciplina e intentó acabar con el alcoholismo de a bordo (él sólo bebía té), pero todos sus esfuerzos por conseguirlo fueron inútiles.

He aquí su código de conducta:

 

NORMAS DEL CAPITÁN JOHN PHILIPS

 

El capitán John Philips era comandante del barco Revenge, que antes había sido buque pesquero en Terranova.

Una vez que los artículos que siguen fueron leídos y aceptados por la tripulación, cada uno de los hombres que la componían fue requerido a prestar juramento sobre la Biblia. Pero como no apareció ninguna en el Revenge, el juramento se hizo colocando la mano sobre un hacha.

 

NORMAS DEL CAPITÁN JOHN DIEGO DE ORÁN

 

Se tiene referencia suya por primera vez cuando navega por las islas de las Hormigas, Grosa y Farallón, en 1565, cerca de las costas de Cabo de Palos. Se sabe que llega hasta Argelia y que, posteriormente, se embarca a bordo de un carguero rumbo a la isla La Española para, antes de entrar a puerto, hacerse con el mando del barco.

 

Se pierde su pista en el Caribe, habiéndose ganado el sobrenombre de "John" después de cortar la cabeza al corsario John Quik Silver de un hachazo.

 

Medía casi dos metros de altura y siempre vestía con una levita negra que le llegaba a los tobillos. Decían de él que trataba con mucha consideración a los prisioneros españoles e, incluso, que los defendía de los atropellos que la tripulación podría causarles, pero que era terriblemente cruel con los ingleses, a los que alimentaba con tocino salado y agua de mar. Y cuando algún desdichado le pedía agua potable, que era la mayor parte de las veces, ponía enfrente suyo una tinaja llena de agua dulce y le decía que comenzase a beber. Y si el cautivo no vaciaba las treinta arrobas en un par de tragos, le metía dentro de la tinaja, clavaba la tapa y le lanzaba al mar.

 

Sus normas de a bordo que han quedado son las siguientes:


Rumbo a la Isla Del Cofre